International Westlife Fan Club
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  GaleríaGalería  CalendarioCalendario  MiembrosMiembros  RegistrarseRegistrarse  FAQFAQ  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Capítulos 25 y 26

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Nikyta
Fan de Oro
Fan de Oro
avatar

Westlife Favorito : Nicky
País : SPAIN
Mensajes : 331
Edad : 28
Humor : unico
Libra Serpiente

MensajeTema: Capítulos 25 y 26   Dom Abr 25 2010, 18:54

CAPÍTULO XXV: NORMALIDAD, ¿HASTA CUÁNDO?

Habían pasado ya dos años desde el reencuentro y las cosas habían dado un giro rotundo. Katia tenía ya seis años y estaba enorme, aunque tan graciosa como siempre. Nicky y Pyret ya vivían oficialmente juntos, y ella había vendido su viejo apartamento, mientras que él había cambiado su trabajo como profesor de música en el colegio por el de compositor para una gran compañía discográfica, y podía trabajar desde casa, por lo que tenía mucho más tiempo libre. Pyret seguía trabajando para el señor Boyd, aunque prefirió pedirle a su jefe un despacho en el bufete, no porque no quisiera estar con Nicky, sino porque necesitaba urgentemente un cambio en su vida, y quedarse en casa todo el día no la ayudaría demasiado.

Pyret había empezado a llevarse muy bien con Gillian y Jodi, y muchas veces quedaban las tres para irse de compras o tomar algo en algún bar por Dublín, mientras que los chicos se quedaban con los niños y se los llevaban al parque, al cine o a los parques de atracciones, y también Kevin, el novio de Mark, había comenzado a salir con el grupo de amigos y con sus chicas de vez en cuando. Una noche Nicky organizó una velada de parejas en un elegante restaurante de la ciudad con el propósito de pedirle matrimonio a Pyret delante de sus amigos, y Brian, el único que sabía de los planes de su amigo, se encargó incluso de buscar a alguien con quien dejar a los niños, y finalmente se le ocurrió pedírselo a su madre, que vivía a las afueras de la ciudad, y la mujer aceptó encantada cuando su hijo le explicó todo.

Cuando la mágica noche llegó, Nicky estaba súper nervioso, pero Pyret se creía que era una cena cualquiera entre amigos a la que se tendría que arreglar un poco más de lo normal. Pero lo hizo. Se puso un vestido muy elegante, de color negro, hasta debajo de la rodilla y con la espalda al aire, atado sólo con unas gomas que a la vez le hacían de tirantes. Mientras la chica se arreglaba Nicky estaba sentado en el sofá del salón más nervioso e inquieto que nunca y hacía zapping con el mando de la televisión, sin prestar realmente atención a lo que hacían, hasta que la chica apareció por la puerta de la habitación y se le quedó mirando fijamente.

- Nicky: estás preciosa, mi amor – dándole un beso a su chica.
- Pyret: gracias cielo. No es por romper este momento, cariño, pero si no nos vamos yendo llegaremos tarde al restaurante.
- Nicky: si no queda más remedio… – dijo el chico cogiendo las llaves del coche y dos chaquetas.

Cuando llegaron al local se sentaron todos en una mesa muy grande y comenzaron a hablar de cómo les había ido el día, y Brian comenzó a observar a Nicky. Cada vez estaba más nervioso y estaba deseando poder hacerle la pregunta a Pyret, así que, para ayudarle, Brian pidió a los demás un poco de atención para que el chico pudiera desahogarse. En ese momento Nicky le dio las gracias a su amigo y se puso de pie sin quitarle los ojos de encima a la chica.

- N: cielo, si he hecho esta locura es porque te quiero, me he dado cuenta de que eres lo más importante en mi vida y no sé qué haría sin ti… esos cinco años que estuvimos separados fueron un completo infierno en comparación a cómo estoy ahora mismo contigo y… quería preguntarte algo delante de todos nuestros amigos…– Pyret lo estaba mirando sin saber muy bien cómo reaccionar… – Pyret Dalia Omenainen… ¿querrías casarte conmigo?

- P (haciéndose de rogar un poco y sonriendo): me encantaría. – Los dos chicos se abrazaron fuertemente y se fundieron en un tierno y romántico beso mientras todos los demás aplaudían.

CAPÍTULO XXVI: LA VIDA DA MIL VUELTAS

Inconscientemente Pyret había empezado a ver revistas de vestidos de novia sin saber ni si quiera la fecha de la boda, pero últimamente no se sentía del todo bien y tenía sospechas de creer conocer el motivo, así que no tardó en contarle a Nicky lo que se le pasaba por la mente. Nicky se ilusionó rápido, pero prefirió que la chica se hiciese una prueba para cerciorarse de que en efecto era un embarazo, porque no quería que las ilusiones fuesen en vano, pero en efecto, Pyret se había quedado embarazada de nuevo.

Esa misma tarde la chica había quedado con Jodi y con Tanja para empezar a ver vestidos de novia y preparativos para la boda, ya que Nicky se encargaría de buscar una iglesia y de intentar conseguir una fecha, aunque le sería más difícil de lo que pensaba. Pyret les dio la noticia del nuevo bebé a sus amigas y las dos estaban súper contentas y emocionadas y la tarde pasó de ser “una tarde de chicas para comprar el vestido de novia” a “una tarde de chicas para comprar las cosas para el bebé” y, aunque aún no sabían con certeza si sería niño o niña, Pyret se dejó llevar por su instinto de que sería otra niña.

Nicky y Pyret no tenían ninguna prisa en casarse y, para evitar ir con prisas y estresados, por el bien de la criatura, decidieron tomarse un tiempo para organizar todo tranquilamente y sin agobios. Tras la consulta con el doctor por fin supieron el sexo del bebé y, en efecto, Pyret tenía razón, era una niña. Katia estaba muy ilusionada con la llegada de su hermanita, y no paraba de preguntar cuándo nacería, para poder jugar con ella o darle de comer, y Nicky, al ver la ilusión de la pequeña, estaba muy contento, pero a la vez algo agobiado por todo el asunto de la boda y de los preparativos del cuarto para la niña.

Un fin de semana, Nico decidió organizar una barbacoa en el jardín de detrás con todos sus amigos, de forma que las chicas podrían charlar tranquilamente y los niños podrían jugar, mientras él y los chicos tiraban los trastos que habían en la habitación contigua a la suya. Era un cuarto bastante grande, con un enorme ventanal, por lo que tenía luz de sobra, y había también un armario antiguo muy grande y bonito que decidieron dejar. Después de comer, entre Nicky y Kian pintaron la habitación de color rosa clarito, para que hiciera juego con la de Katia, que era de color lila. Mark, Brian y Shane habían bajado a la cocina a por unas cervezas cuando de pronto escucharon a Gillian y a Jodi preguntarle a Pyret si se encontraba bien, pero ésta no respondió. Se había desmayado en el sillón del jardín, así que Mark subió corriendo las escaleras para avisar a Nicky y a Kian de que algo no iba bien.

Llamaron a una ambulancia y Nicky se fue con Pyret al hospital, donde pasaron la noche, mientras que Gillian se ofreció a cuidar a la pequeña Katia. Por suerte esta vez había sido un simple desmayo, por el calor, supuso el médico, y tanto la madre como la criatura estaban bien, pero el pobre Nicky se había llevado un susto de muerte. Pyret llevaba ya siete meses y medio de embarazo, y el médico le dijo que si no guardaba reposo absoluto en ese mes y medio que le quedaba podría llegar a perderlo otra vez, así que obedeció sin rechistar al principio, aunque los últimos días ya no aguantaba más y estaba deseando salir de casa de una vez por todas.

El tiempo pasaba y finalmente la pequeña nació en el hospital de Dublín. Allí estaban los chicos con sus parejas y con los niños, y por supuesto Tanja, la mejor amiga de Pyret. La chica estaba descansando después del esfuerzo, ya que estaba agotada, y Nicky estaba de pie viendo a los bebés en las camitas desde la ventana. No paraba de darle vueltas al nombre que decía su madre, pero de pronto Tanja se le acercó por detrás.

- T: ¿habéis pensado ya en el nombre de la niña?
- N: pues… lo cierto es que yo tenía uno en mente, pero Pyret me comentó en alguna ocasión que te gustaría elegirlo a ti… así que… no sé…
- T: bueno, podemos hacer una cosa, ¿por qué no dos nombres? ¿en cuál habías pensado?
- N: Krystel… ¿y tú?
- T: mmm… Krystel Danielle Byrne, suena bien ¿no crees?
- N (sonriendo) : tienes razón, es bonito, gracias Tanja, gracias por todo, en serio, no sé qué haríamos Pyret y yo sin ti.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://www.njkyta.skyrock.com
 
Capítulos 25 y 26
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Secretos, nadie es inocente - Capítulo 04
» Secretos, Nadie Es Inocente - Capítulo 6 Y 7
» Crónicas de la Maricabra - Nuevos capítulos
» Tiempo de producción y de circulación ( Karl Marx . El Capital Tomo II. Capítulos XIII y XIV)
» Fatmagul Capitulo 22-23 Español Latino HD

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Westlife Home :: Interactivo :: Westlife :: Fantasía o realidad-
Cambiar a:  
Westlife HomeWestlife Home Metroflog
Westlife Hong KongWords unspokenMark Feehily's LoversWestlife GRShane Filan NLWestlife Fan SiteWestlife Nicaragua
Crear foro gratis | © phpBB | Foro gratis de asistencia | Contactar | Denunciar un abuso | foro gratis